Cómo conseguir realizar tus metas (I)

Recientemente leí un libro bastante conocido, Getting things done, de David Allen. Conocí el libro a través de la Red; en alguna página web que ahora no recuerdo daban una lista de los 10 imprescindibles para un programador, y entre los Pragmatic Programmer, Clean Code y otros clásicos aparecía éste como libro de temática diferente a la informática.

Me pareció interesante lo que proponía, así que decidí hacerme con él. Ahora que lo he terminado he pensado en hacer una pequeña serie de artículos resumiendo lo que cuenta, para que aquellos que lleguen a esta página tengan la oportunidad de obtener un pequeño resumen y decidan así si les interesa el tema o puede merecer la pena comprar el libro. Naturalmente yo no gano nada con hablar de él y esto no es un publireportaje, mi intención es simplemente exponer de forma resumida algunas notas interesantes que se cuentan en el libro y que creo que merece la pena conocer. Vamos allá.

De qué va

Este libro va orientado a aquellas personas que se ven frustradas porque no son capaces de terminar todo lo que quisieran, bien porque sus agendas están muy apretadas, porque son olvidadizos o simplemente porque se exigen demasiado a sí mismos. Si más de una vez has deseado que el día tuviera más de 24 horas para poder sentirte realizado, definitivamente merece la pena que dediques un rato lo que voy contarte.

Libera tu mente

La ansiedad viene causada por una falta de control, organización y acción. Nos pone nerviosos todas aquellas cosas, ideas y cuestiones pendientes que rondan nuestra cabeza, y cada vez que nos acordamos de ellas nos preocupa la posibilidad de olvidarlas o el hecho de que aún no están terminadas.

Saca de tu mente todas esas preocupaciones. Si hay una frase que puede resumir todo el libro, ésta es la frase.

Tu habilidad para conseguir terminar lo que te propones es directamente proporcional a tu habilidad para relajarte.

Y no conseguirás relajarte mientras tengas mil cosas rondándote la cabeza…

Todo aquello que está en tu mente es porque:

  • No has aclarado exactamente cuál es el resultado que esperas obtener.
  • No has decidido cuál es el siguiente paso a dar.
  • No has utilizado un sistema fiable que te permita acordarte de realizar el siguiente paso.

Por alguna de estas tres razones tienes las cosas en tu cabeza. Aquello que está en tu cabeza y que por tanto no está escrito en algún sitio te asalta de vez en cuando, ello genera una preocupación por hacerlo, lo cual conduce a la ansiedad y al estrés. Fíjate en una cosa:

Existe una relación inversamente proporcional entre la cantidad de cosas que hay en tu cabeza y la cantidad de cosas que estás haciendo.

Clarifica en qué consiste cada una de tus metas. Muchas veces lo que nos impide realizar lo que nos proponemos es que no sabemos muy bien qué es lo que nos proponemos. No tenemos claro cuál es el objetivo, el resultado que esperamos obtener. Este hecho hace que se atasquen tareas que nunca se terminan. Párate y piensa: ¿a dónde pretendo llegar con esto? Una vez tengas perfectamente clara cuál es la meta, y sólo entonces, reflexiona sobre cuál sería el siguiente paso que te acercaría a dicha meta. Entonces, define un sistema fiable en el cual tu mente pueda delegar el trabajo; es importante que el sistema sea fiable, porque si no no conseguirás liberar tu mente de todas aquellas cuestiones abiertas o pendientes.

¿Cuántos de nosotros tenemos algún proyecto en nuestra cabeza desde hace años que no hemos empezado por dejadez? Periódicamente, cuando sale el tema en una conversación nos viene a la mente con mayor o menor frustración: aprender idiomas, dejar de fumar, escribir una novela, buscar un nuevo partner en China o simplemente arreglar el goteo del grifo del cuarto de baño.

Al final todo esto es una cuestión de definición y organización de nuestro trabajo; en ningún caso nos vamos a olvidar de nuestras obligaciones, sino que vamos a pensar en ellas de forma más efectiva, porque vamos ayudarnos a recordar esas tareas cuando realmente tenemos que acordarnos: cuando tenemos los medios, el tiempo y la energía para realizarlas. Volveremos más adelante a estos tres conceptos que acabo de mencionar.

No trates de gestionar el tiempo; eso no depende de tí en muchas ocasiones; por el contrario, trata de gestionar acciones. Es decir: gestiona lo que vas a hacer con ese tiempo que tienes disponible.

En el siguiente artículo…

Presentaremos un enfoque horizontal y un enfoque vertical para afrontar nuestros proyectos y quehaceres diarios, tanto de la vida personal como del trabajo. Estos enfoques tienen como objetivo principal liberar nuestra mente delegando en un sistema de recordatorios fiable. El mejor sistema es aquél que nos permite acordarnos de lo que tenemos que hacer cuando lo tenemos que hacer. Este objetivo es realmente ambicioso, sería algo así como tener una secretaria pendiente de uno las 24 horas del día; veremos cómo nos podemos acercar lo máximo posible a esto.

5 pensamientos en “Cómo conseguir realizar tus metas (I)

  1. Conste que creo que el libro huele un poco a autoayuda, pero también que me ha gustado mucho tu resumen (que me va a evitar tener que leerlo!).

    Hay un efecto que comentas que me ha pasado muchas veces y que claro, entiendo que queda explicado con lo que escribes: yo llevo ya una temporada larga (más de un año creo) usando EverNote: cada vez que escribo algo en mi TO-DO, o en las notas para el próximo SPRINT, me libero, porque sé que no se me va a olvidar, y se me quita el agobio de encima. Es ser consciente de lo que puedes y no puedes hacer…

    Muy interesante, deseando leer los siguientes para aprender cómo mejorar.

  2. Jajajaja, ¡¡Pero, Pablo, WordPress me había detectado tu comentario como spam!! Debí hacer una captura…🙂

    Sí, bueno, el libro tiene algunas cosas buenas y mucha literatura (como la mayoría). Con las cosas que me he quedado han sido con las que tienen que ver con el sentido común…

    En mi caso particular también he implementado las ideas del libro con EverNote en su mayoría. El libro hace un despliegue de medios un poco impresionante para cómo está el estado del arte actual en cuanto a tecnología se refiere, pero también señala que es cuestión de cada uno cómo implementa el método.

    Me alegro mucho de que te haya gustado el artículo, espero mañana o a lo largo de la semana que viene escribir la segunda parte (creo que de tres).

    ¡Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s