Los hijos de la Gran Bretaña

Que digo yo que, cómo son estos hijos de la Gran Bretaña; ¿eh? ¡No me dirán que no! (no olviden consultar mi ensayo: “Cómo comenzar bien un monólogo“). Europeos de pro, inventaron ese maravilloso deporte que es el fútbol, nos han dado a Los Beatles… y nos han dado el inglés, ese idioma maravilloso. Los hijos de la Gran Bretaña (The Big Britain en inglés, claro).

Los ingleses molan, los ingleses son gente letrada, los ingleses son gente culta, ¿y saben por qué? Porque saben inglés. No como aquí, que ni inglés ni ná. Español y mal. Los ingleses son gente de mundo, gente de idiomas, y es porque saben inglés. Y ahí nos llevan ventaja. Como los americanos, que también saben inglés. Que digo yo, ¿para un inglés escuchar inglés americano despertará la misma sensación en las entrañas y concretamente en el esfínter que para un español escuchar español sudamericano? ¿Cómo será eso? ¿españolizarán palabras inglesas, como hacen a la inversa los sudamericanos (véase customizar o ser exitoso)?

El inglés es fácil, porque no tiene tildes. En el cole no te dan la coña con las palabras agudas, llanas o esdrújulas. Un inglés no sabe lo que es una palabra esdrújula. Yo tampoco pero, ¿imaginan a un inglés pronunciando “esdrújula”? Debe de ser divertido. Además con cuatro palabras vas listo: “yeah”, “no”, “what” y “motherfucker”. Es fácil: “yeah” (que es más enrollado que “yes”) para decir sí, “no” para decir no, “what” para que te repitan algo cuando no lo hayas entendido, y “motherfucker” por si acaso a la segunda sigues sin entenderlo. ¡Y ya está! No necesitan más, fuck sirve para todo, es como un comodín; cualquier insulto lleva “fuck”.

Otra cosa buena que tiene el inglés es que no distinguen entre masculino y femenino, todos es más ambiguo y más homogéneo. Eso libera unas cuantas neuronas de su cerebro de tener que pensar si lo que van a decir es macho o hembra, y pueden dedicar esas neuronas, por ejemplo, a levantar apropiadamente una pinta de cerveza. Esto también está muy bien porque se ahorran un pico en un ministerio como el de Igualdad y de paso no tienen que oir a una ministra decir “miembros” y “miembras”.

Pero no todo es sencillo con el idioma; la pronunciación es compleja; sólo tienes que cambiar una letra y la palabra se pronuncia totalmente diferente: woman-women. ¿por qué? Además que hay que ser cuidadoso con la pronunciación o corres el riesgo de decir: “en California hay unas zorras grandes y estupendas” en lugar de “en California hay unas playas grandes y estupendas”.

Volviendo al carácter de los ingleses, toda la vida nos han vendido al típico inglés de bombín, paraguas en ristre y té de las cinco de la tarde. ¿Dónde está ese estereotipo? Yo lo que veo en la tele es a Amy Winehouse, Keith Richards y Kate Moss… y no me imagino a ninguno de los tres ni con paraguas bajo el brazo, ni con bombín… y no digamos té; si acaso con un pelotazo de bourbon, que ya es otra cosa.

Se trata de una raza hermosa, blancos como blancanieves y de rosa tez con coloretes cuales Heidis, rollizos y rubios ellos. Claro, que los maquillas un poco y parecen otra cosa, pero si les quitas el pote son todos Heidis.

Tienen sus particularidades, como tener su propio sistema métrico (conviene recordar que, como ya dije en otra ocasión, tienen sus propias referencias métricas), eso de que conducen por el carril contrario… pero no lo hacen para caernos mal, todo tiene un porqué; es porque viven en una isla y hay mucha niebla. Digo yo.

Los ingleses son muy suyos, muy especiales y por eso los demás no les hemos sabido comprender a lo largo de la historia, y por eso no han tenido muchos amigos: ni franceses, ni americanos, ni españoles, ni alemanes, ni siquiera los escoceses, encabezados por Mel Gibson con la cara pintada y enseñando el culo. Pero es porque no los sabemos tratar. Por eso en Europa van un poco a su aire, y por ejemplo no pasan por eso de la moneda única: el euro. ¡Gente espabilada estos ingleses, desde luego!

Recordemos, pues, a los ingleses, que nos han dejado personajes tan ilustres como William Shakespeare, Winston Churchill, Margaret Thatcher, Benny Hill o Mr. Bean.

Anuncios

Agile Retrospectives (III): Actividades (I)

Actividades para preparar el escenario.

Check-in

Haz una pregunta y que cada miembro la vaya respondiendo, por turnos, en una o dos palabras. Ejemplo: ¿Cuál es tu impresión del último sprint?

Focus on / Focus off

Prepara pares de palabras o conceptos interesantes, forma grupos en los cuales cada grupo discuta un par diferente.

ESVP

Cada miembro anota, anónimamente, sus impresiones sobre hacer el retrospective según su opinión o estado de ánimo: Explorer (interés alto), Shopper (interesado pero que sea rápido que tengo que volver a mi trabajo), Vacationer (estoy aquí por perder tiempo), Prisoner (estoy aquí por obligación; preferiría estar trabajando).

Working agreements

Hacer grupos. Cada grupo propone una serie de ideas para comportamientos efectivos y mejorar la productividad. Al final se exponen y se eligen de 3 a 7 propuestas. El equipo al completo se hace responsable de que todos lo cumplan.

Actividades para recopilar datos.

Timeline

En grupos, decidir eventos, actividades, etc. importantes durante la iteración que acaba de terminar. Momentos clave, momentos buenos, malos, etc. Recopilar los datos y elaborar una línea temporal común.

Triple Nickels

Formar gurpos. Cada miembro tiene cinco minutos para anotar acciones de mejora en un papel. Transcurrido ese tiempo, se lo pasa el miembro de su derecha. Al final, se recopilan las notas y se ponen en común. El objetivo es tener la mayor cantidad de ideas posible. Si el equipo es menor de 7 u 8 miembros, hazlo en un sólo grupo. Se escriben sentimientos, eventos, reacciones importantes que hayan ocurrido durante el sprint.

Color code dots

Usar junto con Timeline. Una vez tenemos el timeline, cada miembro pinta un círculo rojo o verde según la impresión que le ha causado cada evento del Timeline. Al final, analizar qué actividades han dejado una mejor / peor impresión y discutir el porqué.

Mad Sad Glad

Identificar con colores en el timeline qué períodos hicieron sentir a cada miembro estresado, triste o contento. Extraer conclusiones y analizar períodos mejores y peores.

Locate Strenghts

Preguntar, por parejas, los puntos fuertes del sprint. No se trata de dialogar ni discutir, sino de entrevistar.

Satisfaction Histogram

Hacer un historgrama con las impresiones recogidas en cada sprint de cada miembro. Acota el grado de satisfacción y que anónmamente, cada miembro escriba su número. Variación: en lugar de impresión personal, valoración como equipo. Analizar resultados al final y evolución del historgrama.

Team radar

Se establece una serie de factores u objetivos a analizar y cada miembro puntúa desde el punto de vista del equipo: ¿cómo de bien hace el equipo el factor …? Discutir los resultados.

Like to Like

Cada miembro destaca los eventos que han ido especialmente bien en su opinión. Es importante analizar la opinión de cada uno: cada miembro elabora una lista con 3 cosas que hay que dejar de hacer; 3 cosas que hay que seguir haciendo y 3 cosas que habría que empezar a hacer. Se van destapando uno a uno estos factores y los demás destapan “cartas de calidad” que manifiestan su valoración. Para agilizar, la última carta en ser destapada queda eliminada. Dar tiempo a pensar antes del destape.

Y en la siguiente entrega…

Actividades para generar reflexiones, para decidir qué hacer y para cerrar el retrospective.


Referencias:

Agile Retrospectives – Making good teams great

Esther Derby, Diana Larsen

Serie:

Agile Retrospectives: cómo mejorar

Agile Retrospectives (II): Fases

Agile Retrospectives (III): Actividades (I)