Caraduras de traje y corbata

Desde que salió a la luz todo el asunto este he estado diciéndome a mí mismo que no quería escribir este artículo, no porque estos hechos no debieran ser denunciados, sino porque ya estoy cada vez más harto, harto de caraduras, de sinvergüenzas y de cretinos que encima piensan que el común del populacho es idiota. No quería escribir de esto porque acabaría, irremediablemente, diciendo lo mismo otra vez. Pero claro, con la que está cayendo no se puede tener la boca cerrada. Y no me quejo porque a mí me vaya mal, no me puedo quejar en absoluto, vivo como un rajá; pero otros muchos no tienen tanta suerte, así que esto va por todos ellos.

Con todo el paro, la crisis, la decadencia del régimen capitalista, y todo el tinglado, lo que nos faltaba por ver era más mierda. Y llega, vestida de fallera: los políticos del PP también saben robar. ¿Alguien lo dudaba? ¡Claro que sí! En esto del pillaje no hay derechas ni izquierdas, colores ni sentimientos; el objetivo siempre es el mismo: llenar la saca. Desde el soberbio Camps, pasando por Correa, Bigotes… ¿a esta gente le importa un carajo el pueblo, la crisis o incluso la decencia de su propio partido, al que representan? Si así fuera, en cuanto empezó a salir basura hubieran realizado el acto honrado de su vida: irse a sus casas. Pero no: la codicia, el poder, la avaricia… cuántas almas han esclavizado. De modo que es mejor lanzar pelotas fuera, que nosotros somos unas víctimas, los malos son ellos, mírenlos cómo conspiran, etc.

¿Y qué hace Rajoy? Rajoy se mete en su búnker imaginario, con la niña de la pasada campaña. Me lo imagino sentado en el suelo, las manos tapándole la cabeza, y balanceándose, cual zagal aterrado, cerrando los ojos bien fuerte y deseando que pase el temporal. Qué líder, señoras y señores. Que Dios nos pille confesados como este Cid, este Don Pelayo, este Leónidas de la política llegue a presidente; que como en algún momento vengan mal dadas (y seguro que vendrán) no me lo quiero ni imaginar. Es como si no quisiera ser presidente, como si se hubiera apoltronado en la oposición, le hubiera cogido gustillo y no quisiera salir de ahí. Aunque bien pensado, con todo lo que ha venido después de las últimas elecciones, quizá lo mejor que le podía pasar es precisamente perderlas. Además es muy cómodo ser un ñoño que no hace más que acusar a  ZP de inútil, hostigar a las masas, señalar que cada movimiento que hace es errado, que él lo haría mucho mejor, que no se puede hacer esto, que no se puede hacer aquello. Es como un entrenador de fútbol que ha pasado a ser comentarista deportivo. Es tentador criticar cuando la sangre no te salpica, y mirar para otro lado cuando tu propio partido está de estiércol hasta el mismísmo moño.

Solamente espero que salga todo a la luz, caiga quien caiga, y que la gente se levante de una puta vez y cuelgue a esta gentuza, estos caraduras de traje, corbata, sonrisa reluciente y peluco de 20.000€ en ristre.

Mientras tanto, nuestro querido ZP, en aras de defender al obrero, al pobre y al marginado, sube los impuestos (¿es que hay otra alternativa cuando las arcas se han quedado vacías después de regalar perras a troche y moche?), pero sólo a los más ricos: a los que lucen su pedazo de utilitario de camino al trabajo cada día, los que se aprovechan descaradamente de esa ayuda de 2000€ para comprar un coche (de los que el Gobierno solamente pone la mitad), pagan impuestos exagerados por la gasolina (que para eso hace daño a la capa de ozono, ¡sí señor!), hipoteca, préstamos, los que se benefician de la bajada de la factura de la luz del ministro Sebastián… Qué demonios,  si no tuvieran dinero no tendrían esos “caprichitos”, ¡que se jodan!

Los demás,  los que cobran 400€ del gobierno, los que reciben la bombilla del ahorro (que requiere un casquillo del tamaño de un casco, ¡qué genios!), los que no pagan por renta al patrimonio, los que evaden capitales en paraísos fiscales, esos pobrecicos, que se beneficien de los ricachones: esas clases medias opulentas e infames.

Pues sí, al final he vuelto a hablar de lo mismo. Leña y más leña, a ver si se me oye de una puta vez. Que se jodan.

3 pensamientos en “Caraduras de traje y corbata

  1. Estoy contigo… que facil es criticar cuando la mierda no te salpica!
    Y en vez de ayudar, jodes y te aprovechas, entre otras cosas, porque tampoco tienen soluciones!
    Si le hubieran tocado al Sr Rajoy estos años de gobierno estaria rezando hasta al diablo.
    De todas maneras, esto no surge de la noche a la mañana, TODOS sabiamos que iba a suceder…y seguro que los primeros ellos y por eso seguramente se alegraron “por lo bajini” de no haber ganado las elecciones

  2. cuánta verdad compañero en utp palabras, después dicen que no queremos saber de política pero con estos políticos mejor que nos gobierne un loco o un tonto pero que no nos robe

  3. A mi lo que más me jode es que la mayoría de la gente termina votando al menos malo, al que menos roba, al que menos estupideces dicen…

    Hace tiempo que decidí pasarme a la mayoría, a votar sólo si se merecen mi voto, y mira, aún no lo he dado.

    No te agobies😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s