Escaparate Nacional

En las últimas fechas, periodistas y otras clases de seres vivos afines se frotan las manos, pues más que tiempos de crisis lo que estamos viviendo son tiempos de cosecha: cosecha de uva, cosecha de cereal, cosecha de la fruta y cosecha del membrillo. Tiempos de vacas gordas para algunos, mientras al resto sólo nos queda tomarnos la vida con un poco de buen rollo, de qué le vamos a hacer, y de que no nos venga algo peor.

A Obama le conceden el premio Nobel de la Paz; que no voy a decir yo que el tipo no me cae bien, que tiene cara de ser un cachondo (mental), pero es que tiene más tirón que la Hannah Montana, Paris Hilton y Belén Esteban juntas, tenemos a Obama hasta en la sopa, parecemos lelos, todos atentos a ver que hace, como cuando la familia mira a un recién nacido, atentos todos a cada uno de sus gestos, a ver si el niño estornuda y aplaudimos como idiotas. No sé, no sé, pero como Obama algún día haga algo, pero algo de verdad, esto ya sí que va a ser la repolla, vamos.  Esto nos pasa por vivir en la Edad Lela, en la cual nos tragamos todos lo que nos den por televisión, nos domestican cual perrillos de aguas y nosotros aplaudimos encantados. Qué bonito todo. Aun así, debo admitir que hay gente muy capaz, capaz de vender algo como bueno sin siquiera haber demostrado su eficacia. Esto es, el comercial absoluto llevado a la hipérbole.

El PP se desmorona cual castillo de naipes;  periodistas y cada vez más gente pide la cabeza de Rajoy cual populacho enfervorecido ante el patíbulo de turno; la corrupción salpica distintos puntos de España cual rostro de adolescente con acné. En medio de esta trifulca, todavía hay quien desea salvar su culo a tiempo, como Montserrat Nebrera, que deja el PP por decencia y abandona sus cargos públicos por honradez y por coherencia. He de reconocer que cuando leí la noticia me resbaló una lágrima de felicidad por la mejilla, y volví a tener esperanza en el ser humano. Todavía hay personas que bien merecen un aplauso, una ovación sincera, una admiración absoluta… o es que salvan el culo como buenamente pueden. En cualquier caso, un gesto que la honra. El presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, clamando al cielo por los valencianos corruptos; en algún momento pensé: si a este le sueltan con Correa, Camps y el resto del ganado, los lincha a hostias. Pagaría por ver espectáculo tal. En Madrid, la lucha por CajaMadrid alcanza cotas insospechadas; ¿alguien se cree de verdad que las cajas deben estar politizadas para que no se desvíen de sus “fines sociales”? Cada vez que oigo esto me quedo con el culo torcido, con una expresión que se sitúa entre el más profundo de los  asombros y el de voy a mirarme la cara en un espejo a ver si pone “Vicentín”. El secretario general del PP en Madrid, Francisco Granados, otra de las caras que hace uno pensar que el ser humano aún puede salvarse, no sabía ni qué decir el otro día en la cadena SER; avergonzado y asqueado, lamentaba el espectáculo circense ante el pueblo, oh, sí, el pueblo, esos lerdos que están para votar en las elecciones.

Y dicen que Zapatero enviará un jamón de Guijuelo a toda la cúpula del partido popular, porque gracias a ellos ya nadie se acuerda de la crisis.

En Cataluña también hay corrupción, y es que como dijo hace escasos días Anguita, allí donde fueres… esto ya es un espectáculo que bien podría merecer un Nobel, y no el de Obama. ¿Cuándo dije yo que si se pusieran a investigar saldría mierda hasta del ayuntamiento de mi pueblo? Y ésto último es verídico, créanme.

Finalmente, Sinde no decepciona. Aquellos que teníamos fé, aquellos que confiábamos en el potencial de este portento humano del bien, no hemos salido trasquilados. Saw 6, una película Disney, podría ser emitida en horario cachondo, cual película X. Mientras tanto, estreno español que sale, estreno español que enseña teta española: Mentiras y gordas, Dieta Mediterránea… eso no es porno, señores, eso es Cine Español (pronúnciese la ñ con mucha intensidad, como en los tiempos de Franco, sólo que esta vez mola más porque lo dicen los caraduras de la ceja doblá, esos que se lo llevan todo calentito). Basura televisiva, señores, el 95% del cine que se hace en España sigue siendo maldita basura, el dinero que se llevan estos sinvergüenzas de mis impuestos es para hacer basura (cuando la hacen; otra cosa es llevarse subvenciones y no hacer ná; luego dirán de los especuladores de la construcción…). El otro 5% es cine de Amenábar, de auténtica calidad, y de algún otro director novel, pobres inconscientes y virginales que desconocen aún cómo se cuecen las habas in Spain. Señora Sinde, no se preocupe por el pirateo; no creo que nadie quiera siquiera descargarse la bazofia que se produce en este país ni aunque le pagen, descuide. Puede meterse el cánon por donde le quepa.

Lanzarote, fuego por dentro

Hace poco menos de un mes estuve con mi novia de vacaciones en Lanzarote, una de las islas que, como todos saben, conforma el archipiélago canario. Disfrutamos de un tiempo espléndido, visitamos lugares muy interesantes y cenamos a cuerpo de rey. Quería compartir aquí mi experiencia desde un punto de vista más o menos objetivo, para que futuros visitantes de la isla puedan tener un punto de referencia acerca de qué ver, qué comer y dónde hospedarse.

Hospedaje

Nosotros elegimos un apartotel por la privacidad de tener nuestra propia casita y el precio de este tipo de hospedajes. Encontramos una buena oferta en Sun Park en régimen de alojamiento y desayuno, por 16€ cada persona. Un precio muy asequible teniendo en cuenta que las habitaciones incluyen una pequeña cocina con todos los utensilios necesarios para preparar comida. Además el complejo hotelero tiene varias piscinas, salas de reunión, parques para los críos y demás. Situado en Playa Blanca, al sur de la isla, en dirección a Playa Papagayo.

Qué comer

Algunos días cenamos en los numerosos restaurantes que se ubican en el paseo marítimo de Playa Blanca, con vistas al mar y todo el pastel. Alguna vez elegimos pescado del día, como no podía ser de otra manera, y no nos decepcionó en absoluto. Cherne (como allí llaman al mero) fino, suave al paladar, aunque es más típica la Vieja. Los precios varían entre restaurantes levemente, pero en general se come barato y bien.

Qué ver

Montañas de fuego.

Vista del parque nacional de Timanfaya y el Atlántico al fondo

Vista del parque nacional de Timanfaya y el Atlántico al fondo

En pleno parque nacional de Timanfaya, en el centro de la isla, existe una ruta en autobús, por 8€ que le mostrará el árido y virgen desierto rojo de la isla, suelo protegido por la Unesco como Reserva de la Biosfera. Es algo fuera de lo común para los que vivimos en la península, y puede merecer la pena por ello; pero van a ver eso mismo: desierto.

La Cueva de los Verdes.

Un paseo de aproximadamente 1km por el interior de cuevas rehabilitadas por César Manrique, artista polifacético y gran defensor de la isla. En su interior no veremos las típicas estalactitas y estalagmitas, sino marcas de los ríos de lava que quedan de las últimas erupciones de la isla, allá por el siglo diecinueve. Todo decorado con luces de colores, da un aspecto bastante curioso. Lo del nombre de los Verdes es algo muy curioso que… no, es mejor que vaya y se lo cuenten. Cuidado con los desfiladeros, en algunos, inexplicablemente, no hay barandilla… Precio: 8€.

El volcán de Caldera blanca.

Ruta de senderismo a través de Timanfaya, por un auténtico pedregal que desemboca en los volcanes de Caldera Pequeña y Caldera Blanca más adelante, los volcanes con mayor altitud de la isla, a unos 500m de altura. Muy recomendable llevar bastón y calzado adecuado, esto es: botas de montañismo, no zapatillas deportivas. Dificultad: media, por la ascensión al cráter y el suelo pedregoso, no apto para tobillos frágiles.

Interior del volcán de Caldera Blanca

Interior del volcán de Caldera Blanca

Jameos del agua.

Bueno, pues otra bajada a una gruta con un estanque subterráneo donde se aloja una especie endémica de cangrejo canijo y blanco. Los jameos son precisamente las salas subterráneas que la lava fue creando a su paso por debajo de la tierra y que después han quedado al descubierto al derrumbarse los techos de roca. Incluye un pequeño centro de interpretación donde aprenderemos cómo funciona el asunto del volcanismo, la formación de la isla y demás. Precio: 8€.

Jardín de cactus

Jardín de cactus

Jardín de cactus.

Alberga miles de especies de cactus recogidas de todos los rincones del planeta, a cada cual más curioso. Precio: 6€.

Y para terminar…

… puede dar un paseo en camello por las áridas arenas de Timanfaya; el precio es de 12€ el alquiler del camello, en el cual pueden montar dos personas.

Caraduras de traje y corbata

Desde que salió a la luz todo el asunto este he estado diciéndome a mí mismo que no quería escribir este artículo, no porque estos hechos no debieran ser denunciados, sino porque ya estoy cada vez más harto, harto de caraduras, de sinvergüenzas y de cretinos que encima piensan que el común del populacho es idiota. No quería escribir de esto porque acabaría, irremediablemente, diciendo lo mismo otra vez. Pero claro, con la que está cayendo no se puede tener la boca cerrada. Y no me quejo porque a mí me vaya mal, no me puedo quejar en absoluto, vivo como un rajá; pero otros muchos no tienen tanta suerte, así que esto va por todos ellos.

Con todo el paro, la crisis, la decadencia del régimen capitalista, y todo el tinglado, lo que nos faltaba por ver era más mierda. Y llega, vestida de fallera: los políticos del PP también saben robar. ¿Alguien lo dudaba? ¡Claro que sí! En esto del pillaje no hay derechas ni izquierdas, colores ni sentimientos; el objetivo siempre es el mismo: llenar la saca. Desde el soberbio Camps, pasando por Correa, Bigotes… ¿a esta gente le importa un carajo el pueblo, la crisis o incluso la decencia de su propio partido, al que representan? Si así fuera, en cuanto empezó a salir basura hubieran realizado el acto honrado de su vida: irse a sus casas. Pero no: la codicia, el poder, la avaricia… cuántas almas han esclavizado. De modo que es mejor lanzar pelotas fuera, que nosotros somos unas víctimas, los malos son ellos, mírenlos cómo conspiran, etc.

¿Y qué hace Rajoy? Rajoy se mete en su búnker imaginario, con la niña de la pasada campaña. Me lo imagino sentado en el suelo, las manos tapándole la cabeza, y balanceándose, cual zagal aterrado, cerrando los ojos bien fuerte y deseando que pase el temporal. Qué líder, señoras y señores. Que Dios nos pille confesados como este Cid, este Don Pelayo, este Leónidas de la política llegue a presidente; que como en algún momento vengan mal dadas (y seguro que vendrán) no me lo quiero ni imaginar. Es como si no quisiera ser presidente, como si se hubiera apoltronado en la oposición, le hubiera cogido gustillo y no quisiera salir de ahí. Aunque bien pensado, con todo lo que ha venido después de las últimas elecciones, quizá lo mejor que le podía pasar es precisamente perderlas. Además es muy cómodo ser un ñoño que no hace más que acusar a  ZP de inútil, hostigar a las masas, señalar que cada movimiento que hace es errado, que él lo haría mucho mejor, que no se puede hacer esto, que no se puede hacer aquello. Es como un entrenador de fútbol que ha pasado a ser comentarista deportivo. Es tentador criticar cuando la sangre no te salpica, y mirar para otro lado cuando tu propio partido está de estiércol hasta el mismísmo moño.

Solamente espero que salga todo a la luz, caiga quien caiga, y que la gente se levante de una puta vez y cuelgue a esta gentuza, estos caraduras de traje, corbata, sonrisa reluciente y peluco de 20.000€ en ristre.

Mientras tanto, nuestro querido ZP, en aras de defender al obrero, al pobre y al marginado, sube los impuestos (¿es que hay otra alternativa cuando las arcas se han quedado vacías después de regalar perras a troche y moche?), pero sólo a los más ricos: a los que lucen su pedazo de utilitario de camino al trabajo cada día, los que se aprovechan descaradamente de esa ayuda de 2000€ para comprar un coche (de los que el Gobierno solamente pone la mitad), pagan impuestos exagerados por la gasolina (que para eso hace daño a la capa de ozono, ¡sí señor!), hipoteca, préstamos, los que se benefician de la bajada de la factura de la luz del ministro Sebastián… Qué demonios,  si no tuvieran dinero no tendrían esos “caprichitos”, ¡que se jodan!

Los demás,  los que cobran 400€ del gobierno, los que reciben la bombilla del ahorro (que requiere un casquillo del tamaño de un casco, ¡qué genios!), los que no pagan por renta al patrimonio, los que evaden capitales en paraísos fiscales, esos pobrecicos, que se beneficien de los ricachones: esas clases medias opulentas e infames.

Pues sí, al final he vuelto a hablar de lo mismo. Leña y más leña, a ver si se me oye de una puta vez. Que se jodan.

Malditos bastardos…

Una de yankis contra nazis

El pasado domingo fui al cine a ver Malditos Bastardos, de Tarantino. Qué peliculón. Merece la pena pagar los 6 euros que cuesta la entrada para ver una película así. Aunque he de reconocer que me dolió un poco. Tarantino es uno de esos directores cuyas películas no se recuerdan por ser maravillosas en su conjunto, grandes historias, impresionantes personajes, no.
Tarantino hace películas de las que todo el mundo recuerda tal escena, o tal otra porque son pasajes, simplemente, geniales.
Aquella de Kill Bill donde ruedan cabezas por todas partes, o aquella de Pulp Fiction en que Samuel L. Jackson recita
un pasaje de la biblia, o la escena del coche, o tal otra… son escenas magistrales, en las cuales todo es sencillamente,
para enmarcar en un museo: los diálogos, los personajes, la situación.

Tarantino sabe sacar lo mejor de cada actor; en sus películas vemos al mejor Travolta, Jackson, Thurman, Willis, y por qué no decirlo, Pitt. Algunas de las mejores interpretaciones de estos actores están en sus películas.

Alguien me dijo hace poco, discutiendo sobre esta película, que la diferencia entre Robert Rodríguez y Tarantino, buenos amigos por cierto, es que la violencia de Robert Rodríguez es previsible y bestial; la de Tarantino es bestial, pero es imprevisible. De repente un personaje muere así, sin avisar; o una situación tranquila se convierte en una matanza. Y sin embargo no hay violencia gratuita; todo tiene un sentido y un por qué, y al final todo encaja, y las pequeñas historias cuadran, y el resultado es un todo que como las fractales en matemáticas es bello en sus niveles más elementales y bello en el todo que conforman.

"¿Utilizamos, entonces, el comodín de la llamada?"

Hay quien dice que esperaba más de esta última, que las tiene mejores, que es una pequeña decepción… yo no soy un cinéfilo devoto de Tarantino, pero bajo mi ignorante punto de vista es una película magistral, donde lo fundamental a destacar es el personaje de Hans Landa (Christoph Waltz), un general alemán. Digno de estudiar minuciosamente cada gesto, cada movimiento de este impresionante actor políglota (además de alemán, habla perfectamente francés, inglés e italiano). Bajo mi parecer, un digno merecedor del Óscar al mejor actor secundario.

Además, nuestro medio hispano Daniel Brühl se confirma como un actor de los grandes, y eso nos debe llenar de orgullo. Su papel es menos importante que en otras películas como Salvador o Goodbye Lenin, pero hace un buen trabajo.

Brad Pitt hace una buena puesta en escena, se nota que se ha preparado a conciencia su personaje, pues quien espere ver al típico guaperas sonriente y pillín está equivocado; verá a un Brad Pitt rocambolesco, entre Ace Ventura y Marlon Brando en El Padrino.

No sé si serán de los que se deja caer regularmente por las salas de proyección, o son más de palomitas, manta y sofá, o de los de compartir contenidos libremente en la Red; en cualquier caso, vean esta genial obra maestra.

P.D.: A título personal, quiero pedir perdón por mi ausencia de varios meses… espero estar a partir de ahora más atento al blog; de todos modos, gracias a los que en este período de hibernación (como diría el bloguero de Kriptópolis) no han dejado de visitar esta humilde página; apenas he caído poco más de 10 visitas diarias. Esto significa dos cosas: o bien que tengo tan pocas visitas que menos no puedo tener, o que el paro está haciendo estragos y la gente tiene poco que hacer. En cualquier caso, gracias por visitarnos, vengan cuando quieran.