Elecciones Europeas ’09

El próximo día 7 de junio los europeos votamos. Algunos, al menos. Ya sé que estas elecciones no despiertan tanta expectación que las generales, craso error nuestro. De acuerdo, ni siquiera yo sé a quién votaré, los políticos de hoy día no tienen ni carisma, ni personalidad ni encanto, ni siquiera para mentir. Ya no hablemos siquiera de inteligencia, ya que siempre presumieron de ello…

Y sin embargo, hay que votar. Pasa como en las elecciones generales, exactamente igual. No importa si eres de derechas, de izquierdas, anarquista o liberal. Mientras seas demócrata, en el más puro sentido de la palabra, debes votar. A quien te de la gana, pero vota. Es una simple cuestión de mirar atrás y pensar: ¿Estamos ahora mejor que hace 60 años? ¿y de 30? ¿y de 20? Yo creo que sí, indudablemente. Y desde el punto de vista de España se ha beneficiado tremendamente de la Unión Europea. Lo malo es que ahora nos tocará dar a nosotros. Siguiendo con la enumeración de antes, ¿estamos mejor ahora que hace 10 años? Vale, quizá esto ya sea más cuestionable, porque el Euro no ha salido todo lo bien que pensábamos, la Constitución Europea ha resultado otro fiasco, etc. Pero ello debe ser un acicate para tratar de cambiar las cosas, precisamente, pues ha quedado demostrado que la fórmula funciona; otra cosa es cómo la llevemos a cabo.

Volviendo al tema de la Constitución Europea, quizá por esto último que apunto fracasó. A mí no me gustó que algunos partidos de izquierda de aquí instaran a votar el NO, porque en aquel momento pensaba que quizá no fuera una constitución perfecta, pero todo es susceptible de remodelarse y mejorarse con el tiempo, y que aquello era mejor que no tener nada, que era un paso adelante. Por otro lado, tratando de comprender su punto de vista, quizá tengan razón en aquello de “Constitución, sí, pero no a cualquier precio”. Y la verdad es que todos (yo me incluyo) fuimos a votar un SI como corderitos, sin tener ni la más puñetera idea de qué era eso. Yo intenté leer los estatutos, de verdad, pero de puro sopor no pasé de las cuatro o cinco primeras páginas. Y quizá la izquierda tenía razón. Quizá era un poco una manzana envenenada, no sé. Como el Euro.

Ahora es cuando alguien me dice: “un momento, que el PSOE votó que sí a la Constitución”. Y yo le responderé: “ah, ¿que el PSOE es un partido de izquierdas?”… Miren, no sé a quién votaré, lo que sí tengo claro es a quién no votaré. No votaré a unos hipócritas que pretenden ser de centro y van de enrollados con la familia y todo eso y son de derechas; no tan radicales como algunos les acusan de ser pero de derechas al fin y al cabo (siendo demócrata, ¿tiene algo eso de malo?). Tampoco votaré a unos hipócritas que pretenden convencernos de que son de izquierdas y luego son promocionados por la élite burguesa y sibarita, a los cuales reparten después pingües beneficios y suculentas tajadas. No diré nombres, quien tenga ojos para leer y raciocinio para comprender, comprenda.

Creo que votaré a un partido ecologista. Creo que el problema de lo medioambiental es un problema gordo que, a pesar de toda la propaganda que venden unos y otros, al final se lo van a pasar por el forro de los casquetes polares. Al menos así habría una mosca cojonera en el Parlamento que les dijera de vez en cuando, cual voz de conciencia acusadora: no estáis cumpliendo con Kioto, no cumplís lo que prometísteis. Eso estaría bien.

Por otra parte, quizá sería bueno votar un partido de izquierdas, pero de los de izquierdas de verdad. Creo que las izquierdas se están echando a perder en todo el mundo, y creo que los principales responsables de que eso ocurra son precisamente los propios representantes de los partidos de izquierdas. Los ideales de la izquierda parecen haberse convertido en algo así como el coño de la Bernarda, donde todo cabe y todo encaja holgadamente. Y los votantes dicen no. Porque no es lo mismo un partido nacionalista de izquierda que un partido nacional de izquierda. No pueden reconciliar eso. Y eso está ocurriendo con la izquierda, que tratan de aglutinarse todos juntos como uno sólo, y eso no es así. Los votantes de la izquierda se sienten traicionados, llenos de un sentimiento de “por qué se juntan a esos, si yo no tengo nada que ver con ellos”. Sin embargo es una pena que la izquierda de verdad caiga, se pierda, sería peligroso, sería una catástrofe, pues es necesario un equilibrio de fuerzas, de pensamientos, de formas de ver el mundo. Sin una izquierda potente, estamos abocados al capitalismo más cruel, del cual, amigos, no nos engañemos, no nos van a sacar esos fariseos de izquierda capitalista, sino que más bien nos introducirán del mismo modo que la declarada derecha.

Sin un partido de izquierdas fuerte esto se convertirá en el modelo americano: unos son de derecha moderada, los otros de derecha radical. No hay más, no hay alternativa, no hay más cojones que los suyos. Sin embargo, algo muy positivo que tiene el modelo americano es que todo ciudadano se toma muy en serio a quién va a dar su voto. Mucho más que aquí. Es un voto, pero para ellos es más que un papel. Es una ración de confianza depositada en alguien. Allí se vota a las personas, esto también me parece positivo, aunque tiene un problema: la camarilla que rodea a esas personas. Felipe González era bueno, lo malo era la mafia que se aglutinaba a su alrededor. Si yo decidiera votar a personas y no a partidos, lo tendría aún más crudo.

Quizá vote a UPyD. Me parecen los menos hipócritas, por lo menos sus siglas reflejan mi propio sentir. Parecen coger cosas buenas de la derecha y cosas buenas de la izquierda. Tienen puntos decididamente progresistas que me atraen mucho, sin perder un sentido común y una visión realista de las cosas. Son los que más encajan con mi perfil. Ya tendrán tiempo de decepcionarme, digo yo. Pero si perdemos la ilusión, y más en la veintena, no sé qué será de nosotros en la cuarentena.

En cualquier caso, voten. Voten por la Unión, voten por la Democracia, voten a quien quieran, pero voten. No voten a cualquiera porque sí, voten en blanco si hace falta, pero voten.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s