Artista: no hay dinero; se hace el arte al crear

Parafraseando a Antonio Machado, como muchos habrán adivinado. Esta modificación de tal verso se debe al tema de este artículo. Hay gente que me pregunta el porqué de tanto odio hacia la industria musical y cinematográfica, por qué odio tanto a la SGAE y promuevo las descargas libres por Internet. Por qué razón tengo tanta manía a los actores españoles, etc. Espero que con este artículo deje clara de una vez mi posición al respecto, que en realidad no va en contra de nadie en particular y sí en contra de un sistema injusto y dañino, y contra todos los que defienden tal sistema.

Simplemente decirte, querido lector, que si encuentras este artículo interesante, merecedor de ser difundido, eres totalmente libre de copiarlo y pegarlo en tu blog, en un foro, en un portal web o donde quieras. Es más, creo que si alguien considera estas ideas acertadas deberían ser difundidas para conocimiento de todos. Solamente te pido que cites mi nombre o incluyas una referencia a este blog, solamente por reconocimiento del arte, que si no lo haces tampoco voy a llamar al coco para que te coma.

Empecemos con la música, pues.

¿Eres músico? ¡Haz música!

Hasta hace apenas cien años, la música era un bien escaso. Uno apenas podía tener el privilegio de conseguir escuchar alguna pieza musical por las calles, o en un teatro. En la Edad Media existían los juglares y trovadores, que iban de pueblo en pueblo vendiendo su arte a cambio de sustento. Así llegó hasta nuestros días nuestro amado Cantar del Mío Cid, y otras muchas historias. Así ha llegado hasta nuestros días la música popular, de boca en boca y de cuerda en cuerda. Incluso la música culta, la Clásica, era escuchada en directo en catedrales, iglesias y centros dispuestos a tal efecto, y sobrevivió a nuestros días gracias a las partituras de entonces y a la leyenda viva de la música, que es tocar lo que otros compusieron.

La realidad hoy día es bien diferente. La música nos invade por todas partes. Antes uno podía comprar su vinilo o casete y escucharlo en su casa. Después la cosa fue a más: walkman, discman, reproductores de mp3, incluso en el coche. Esto lleva, indudablemente, a un mejor conocimiento de la música, es un momento propicio para que los nuevos artistas se den a conocer.

Realidad Sin embargo, todo esto está manipulado y dirigido por las manos de las discográficas, que engañan al artista y exprimen al consumidor. Hasta el punto de que existe una sociedad, la SGAE, que defiende el que todas estas reproducciones automáticas y metálicas proporcionen un beneficio disparatado al autor, que está muy a gusto sentadito en su sillón. Condenan Internet, a los manteros, si eres legal, eres legal, y si no eres un pirata y además un ser humano despreciable y demás parafernalia.

Idealidad ¿Acaso no son músicos todos ellos? ¡Ganaos el pan tocando música, que es lo que sois! No seréis menos por ello, sino que seréis músicos, artistas de verdad. Ganad dinero en vuestros conciertos, haced más conciertos, que la gente os vea; vosotros sabéis mejor que nadie que el calor y el aplauso del público no tiene precio. Que ese sea, pues, vuestro mercado, vuestro sustento, como siempre fue. Que vuestros discos sean gratuitos para ser descargados en Internet, que sean una mera promoción de vuestro arte. Que sirvan para dar a conocer vuestras nuevas obras y que si a la gente les gusta vayan entonces a vuestros conciertos. Esto no es una idealidad, pues está ocurriendo: mientras que las ventas de discos caen en picado la asistencia de público a los conciertos aumenta cada vez más.

Realizando la idealidad Querido consumidor: Boicotea a las discográficas, no a los artistas. No compres ni un sólo disco en el top-manta, pues esos negocios son promovidos por mafias que explotan a gente. Si quieres ayudar a los pobres manteros dales un billete de 5€ y no cogas ni un sólo disco. Descárgalos en Internet, y si no tienes, pide a alguien que te los descargue. No compres ni un sólo disco. Si una vez escuchados tales discos en tu casa te gustan, asiste a los conciertos, no lo dudes. Paga veinte, cuarenta o cien. Promueve los conciertos y boicotea los discos. Tranquilo, los discos no desaparecerán, y la música mucho menos. Simplemente desaparecerá de la ecuación esa perturbación, ese zumbido que distorsiona los resultados, denominado DISCOGRÁFICAS, que se enriquecen a costa de otros. Que los discos acaben siendo gratuitos y distribuidos libremente en Internet. Y que la música se viva en la plaza de un pueblo o en un estadio de cincuentamil espectadores. Que exista la SGAE, desde luego, puesto que en este país está garantizada la libertad sindical y de asociación, pero para proteger los intereses de los artístas, no de las discográficas que les hacen comer de su mano.

¿Y qué ocurre con el cine?

El cine es algo nuevo, algo que no tiene más de cien años de existencia. El séptimo arte nos ha proporcionado bellas historias, y también de bodrios inaguantables. El cine nos dio a Cary Grant, John Wayne, Rita Hayworth y Audrey Hepburn. Nos dio a Sean Connery, Jeremy Irons, Julia Roberts y Angelina Jolie. El cine es cultura, y muchas veces un medio de protesta o para hacernos reflexionar sobre ciertos aspectos de la vida que nos pasan inadvertidos porque vivimos inmersos en una gigantesca bola de putrefacta y nauseabunda mentira.

Realidad Actualmente, el cine es un negocio. Y no sólo por todo el merchandising y campañas publicitarias de las películas, sino por todo lo que arrastra. Las compañías cinematográficas son el símil perfecto de las compañías discográficas. Ponen la guita, deciden cuánta e intervienen en cómo debe ser la peli. Apocan las ideas de los directores y guionistas, y lejos de ser medievales mecenas obscurecen la grandeza de las obras. Como ingreso adicional están los videoclubs, el alquiler de películas. Éstas ofrecen unos rendimientos desorbitados a las compañías, que se adhieren a los beneficios logrados por las recaudaciones en el cine. En el lado del consumidor vemos cómo cada vez es más caro ir al cine para ver lo mismo. Se pagaban quinientas pesetas, ahora mil, y mañana dos mil para ver historias en la gran pantalla. Esa es la solución que promueven las compañías cinematográficas a la piratería.

Idealidad Al igual que con la música, aquél que desea ver una buena obra va al teatro, o va al cine. Quien quiere disfrutar de algo directo, real, lo ve en una pantalla de cientos de pulgadas y sonido envolvente. Si desea verlo en casa lo descarga de Internet o lo ve en la televisión, que ya han pagado lo suyo por comprar la película. Es la solución de andar por casa.

Realizando la idealidad No alquiléis ni una sola película en el videoclub. Si de verdad os gusta una película, id al cine. Si no os lo podéis permitir, descargar la película en Internet. Dejad que actúe el mercado en libertad. Si la gente va menos al cine, quizá se den cuenta de una puta vez que subir el precio de la entrada no es la solución. Actualmente esto es rentable porque existen los videoclubs, que todavía sustentan a la industria. Boicotead a los videoclubs. De este modo a las compañías cinematográficas no les quedarán más cojones que bajar el precio de la entrada de cine. Y todos volveremos a ir al cine no una ni dos, sino cinco veces al mes, pues disfrutar de una película en el cine no tiene comparación con verla en casa. Los actores y las compañías ganan, porque aumenta la demanda, ya que los precios son más bajos. Y el dañino y fraudulento formato “videoclub” desaparece. Y todos nos ahorramos el ir al cine a ver lo que después resulta ser un bodrio.

Al final… Internet

Internet es libertad. Internet es nuestra voz. Internet es ese terreno indómito, esa mosca cojonera que todo gobierno y empresa imperialista del poder desea dominar. Internet debe ser nuestra trinchera, nuestra defensa particular. Debemos defender Internet, pues es el medio que nos hace, que nos hará realmente libres. Libres del estúpido sistema monetario y capitalista. Libres de la demagogia de lo que es y no es legalidad. Mira, ilegal es aprovecharse de la gente, aprovecharse de su esfuerzo, de su trabajo para sacar rendimiento y beneficios de la nada. Internet es el medio que nos puede llevar a un mundo mejor, de igualdad, pero de igualdad real. Al final, como en todas partes, siempre hay gente impresentable, incluso aprovechando la libertad que proporciona Internet y convirtiéndola en libertinaje. Aislad a esa gentuza, a esos engendros que promueven la pornografía infantil, las ideas nacionalistas, los extremismos, las noticias manipuladas. Margínales. PROTEGE A INTERNET.

Anuncios

Telecinco y sus animales de compañía

telecincoQue la telebasura vende ya lo sabíamos. Que la gente prefiere estar embobada delante de una pantalla viendo a Belén Esteban o a Mariñas también. Que la sociedad ha perdido (si es que alguna vez lo tuvo) el sentido crítico frente a toda la información que reciben es patente. Que muchos medios de comunicación, incluyendo televisión, radio y prensa trata de manipularnos es más que evidente, y que este poder les viene muy bien a los políticos para controlarnos y hacer que respetemos el “sistema” que tan concienzudamente han diseñado es… alarmante.

La novedad es que ahora se pague a delincuentes por salir en televisión. Telecinco, el canal de Gran Hermano y del circo en que se convirtió Crónicas Marcianas, se supera a sí mismo para entrevistar a Luis Roldán y a Julián Muñoz, pagándoles desorbitadas cantidades para no decir nada nuevo, para tratarles como a excelentísimos huéspedes, pase usted, tome asiento, ¿desea que le lave los pies?

Nos sorprendieron con la salida de tono de denunciar a YouTube y a La Sexta (cuyos informativos son más que parciales)  para que no aparezcan más vídeos de la susodicha cadena de televisión en sus programas. Hay que joderse. Y este es el canal de televisión que más audiencia tiene. Refleja muy bien el estado de ánimo de este maltrecho país y su gente.

Sin embargo, como decía Miguel Ángel Aguilar en la cadena SER (cuyos informativos son bastante coloristas, sobre todo de uno), yo no vetaría el que esta gentuza paseara por platós de televisión embolsándose grandes cantidades de reales pa la saca, más bien al contrario: animaría a que cuantos más programas y cadenas de televisión llevaran a semejantes individuos, mejor. Que luego pase el cepillo la Audiencia Nacional y les quite todo lo que cobran. Sería hilarante que los engendros de Telecinco nos sacaran de la crisis. Yo les erigiría un monumento.

Ahora está de moda colocar en asientos a modo de poltrona a un cierto número de “prestigiosos” periodistas, alineados, preparados para la batalla, bien enfrentados al invitado del día, el personaje antagonista. Es el uno contra todos, sólo que el “uno” ha comprado a “todos” para torearlos con soltura y embolsarse, una vez más, un puñado de reales de a cinco. Esta estrategia televisiva, por tanto, da una falsa imagen de seriedad, de prestigio, hacia tales periodistas. Luego hay programas como “Sé lo que hicísteis…” que ya se encargan de desmitificar semejante patraña. Pero bueno, tan sólo es un programa de zapping, ¿verdad?

Señores de Telecinco (y otras cadenas, quien tenga oídos para oir, oiga): sigan vendiendo mierda, sigan embobando a la gente, sigan analfabetizando, sigan vendiendo fórmulas trasnochadas, aburridas y repetitivas (¿cuántos Grandes Hermanos van ya?), sigan pagando a mafiosos, caraduras, incompetentes y demás canalla con el dinero de las audiencias. Sigan sin tener ninguna ética periodística ni moral. Ahora bien, no llamen a esto “hacer televisión”. Por mi parte, los pocos momentos que pasaré delante del televisor seguirán siendo solamente para ver La Sexta.

Aprenda Scrum como si estuviera en primero (II)

Estructuración de la metodología

Tres fases fundamentales: una breve fase de planificación, en la cual se realizan las labores básicas de una planificación breve: visión general del proyecto (estimación muy general, viabilidad del sistema) y construcción del Backlog. por un lado y por otro el desarrollo de la arquitectura al detalle; otra de desarrollo, en la cual tienen lugar los famosos Sprints, y otra final de entrega y balance de los éxitos y fracasos logrados.

La fase fundamental de la metodología, la que realmente tiene interés para nosotros, es la fase de Sprint. Las otras dos no difieren mucho con las fases de Planificación y Entrega de otras metodologías. El desarrollo en la fase Sprint es iterativo, en uno o más Sprints (¿cuántos? ¡los que haga falta!), hasta que el proyecto se da por finalizado por el ProductOwner. De este modo acometemos el problema de la variabilidad de los requisitos. No hay una estimación prematura fiable: los requisitos probablemente cambiarán y nuestra metodología está preparada para ello.

Reuniones, toma de decisiones

Existen cuatro tipo de reuniones durante el desarrollo de un proyecto con Scrum:

Encuentro de Planificación (4 horas): Al comienzo de un Sprint se decide qué parte del Backlog global del proyecto se implementará en este Sprint. Una vez decididas las funcionalidades a implementar, en base a estimaciones de tamaño, tiempo, esfuerzo, etc., el Sprint Backlog no se toca durante todo el Sprint, bajo ninguna circunstancia. Si algo falla, el ScrumMaster podrá cancelar el Sprint y comenzar otro.
Encuentro Diario (15 minutos): Diariamente el equipo se reúne en un rápido encuentro, de unos 15 minutos, para responder, individualmente, a 3 preguntas básicas: ¿qué hiciste ayer? ¿qué vas a hacer hoy? ¿qué te está impidiendo alcanzar tus objetivos? Si nos fijamos, de este modo se realiza el control del proyecto y el seguimiento de los posibles riesgos.
Encuentro de Revisión (4 horas): Al final del Sprint, se realizará una reunión con el ProductOwner y otros clientes (gallinas) para exponer la funcionalidad desarrollada junto con las posibles preguntas y ampliaciones del Backlog que se les pueda ocurrir a los diferentes stakeholders (clientes+ejecutivo). Con esto logramos un ‘feedback’ con el cliente, que ve cómo el producto progresa.
Encuentro Retrospectivo (4 horas): Reunión del ScrumMaster con el Team para revisar cómo fue el Sprint: qué se consiguió realizar bien y cómo se podría mejorar. Si nos fijamos detenidamente, esto no es más que una revisión de lecciones aprendidas y un intento de recabar información histórica del propio proyecto (Software Estimation, Steve McConnell), útil para futuras estimaciones y Sprints.

Desarrollo de la fase Sprint

Cada Sprint tendrá una duración aproximada de unos 30 días (en algunas fuentes se habla de entre 2 y 6 semanas); se entiende que esta cantidad de tiempo es suficiente como para desarrollar algo entregable y funcional al ProductOwner. Se comprende como jornada laboral aquella que dura 8 horas. No se contempla, bajo ningún concepto, por lo dañino y lo poco productivo, la realización de horas extra (Peopleware, deMarco y Lister).

El Sprint comienza con un Encuentro de Planificación en el cual se decide qué se va a desarrollar del Backlog general y se elabora el Sprint Backlog. A la hora de seleccionar las funcionalidades a desarrollar se tendrá en cuenta la prioridad de los requisitos, establecida por el ProductOwner. Se descomponen los requisitos en tareas simples, realizables en poco más de una jornada laboral de 8 horas como máximo. Como se ha indicado, una vez decidido el Sprint Backlog éste no se toca en absoluto y bajo ninguna circunstancia durante el Sprint. Las funcionalidades seleccionadas NO se asignan a los miembros del Team, sino que cada miembro ELIGE qué desea desarrollar (Peopleware). Una vez comenzado el Sprint, el ScrumMaster no se implicará lo más mínimo en el Team; realizará sus labores de planificación, estimación, control y gestión y solamente contactará con el Team en los Encuentros Diarios. Aparte de esto solamente tratará con algún miembro del Team cuando éste desee preguntarle algo o solicitar algún tipo de ayuda. Libertad de desarrollo para el equipo (Peopleware); que no significa ausencia de control o anarquía, ni mucho menos. El ScrumMaster tratará de favorecer el flow o máxima productividad de su Team (Peopleware) y tratará de crear un clima en el cual se pueda trabajar sin interrupciones (Peopleware).

Cada miembro se responsabilizará de entregar la parte que se ha comprometido a realizar en el plazo fijado. Si es incapaz de ello hablará con el ScrumMaster para solicitar ayuda o detener el Sprint, de forma muy excepcional. Si el Sprint Backlog se termina antes de tiempo, se puede dialogar con el ProductOwner para añadir más funcionalidad al Sprint.

El avance Sprint a Sprint se visualiza mediante un artefacto o diagrama de burn down que representa la cantidad de requisitos en el Backlog del proyecto pendientes al comienzo de cada Sprint. Dibujando una línea que conecte los puntos de todos los Sprints completados, podremos ver el progreso del proyecto. Lo ideal es que esta línea sea descendente (en casos en que todo va bien en el sentido de que los requisitos están bien definidos desde el prinicipio y no varían nunca) hasta llegar al eje horizontal, momento en el cual el proyecto se ha terminado (no hay más requisitos pendientes de ser completados en el Backlog). Si durante el proceso se añaden nuevos requisitos la recta tendrá pendiente ascendente en determinados segmentos, y si se modifican algunos requisitos la pendiente variará o incluso valdrá cero en algunos tramos.

Conclusiones

Algo que no se ha dicho es: en la explicación de la fase Sprint se ha supuesto que existía un solo equipo. ¿Qué ocurre cuando tenemos varios equipos? Aquí entra en juego un añadido a la metodología Scrum, el concepto de Scrum of Scrums, que consiste en realizar un Scrum diario con un representante o portavoz de cada equipo, el cual explicará al resto los avances diarios que está realizando su grupo (responderá a las 3 preguntas antes mencionadas).

Según la opinión de los propios autores, utilizar Scrum permite entregar al cliente un producto que le satisface, que cumple mejor los requisitos que él pedía, y con la calidad adecuada. Además el equipo es productivo y trabaja más a gusto, se compromete con el proyecto y la organización haciendo lo que más le gusta. Por otro lado, el uso de Scrum permite reducir la estimación temporal hasta en un 40%, debido precisamente a este aumento en la productividad, fruto de los rápidos desarrollos en los Sprints y los compromisos adquiridos por los miembros del equipo.

Debido a su alto carácter iterativo y variable, no es en absoluto necesario realizar complejas planificaciones iniciales con Pert o diagramas de Gantt.

Existen algunas ideas más que aquí no he querido introducir, por simplicidad, como por ejemplo algún detalle más de la fase de Planificación, Entrega, u otros conceptos como el burn down chart. Sin embargo, creo que con lo aquí expuesto, libre de detalles menos importantes, uno puede hacerse una idea bastante fidedigna de qué es Scrum y qué trata de observar y tener muy presente. Para más información consulte el apartado de Fuentes. Para la elaboración de este documento se recopiló información de las distintas fuentes mencionadas, dando un resumen final bastante personal del autor sobre qué ideas merece la pena concretar un poco más y qué detalles son más superfluos.

Fuentes de información

Fuentes bibliográficas principales

  • Agile Software Development with Scrum, Ken Schwaber : el libro “oficial” de Scrum. Realmente Scrum no da como para escribir un libro de más de 20 páginas. Tan simple es. Por lo tanto, K. Schwaber rentabilizó su idea con un libro que incluye todo lo básico para conocer Scrum en el primer capítulo y los apéndices finales. Los otros 8 capítulos son experiencias del autor en la aplicación de Scrum en entornos reales. Batallitas del abuelo, vamos.
  • http://es.wikipedia.org/wiki/Scrum: la primera fuente que tuve como acercamiento a Scrum. Posteriormente tuve que modificar la parte en la que se explica el concepto de informe “burn down”, ya que era errónea.
  • www.agilealliance.org y www.controlchaos.com, donde se encuentran los siguientes documentos:
  • Agile Processes and Self-Organization, SCRUM Development Process, Controlled Chaos : Living on the Edge, Agile Processes – Emergence of Essential Systems, Controlled-Chaos Software Development, Best Practices in Scrum Project Management and XP Agile Software Development.
  • http://video.google.com/videoplay?docid=-7230144396191025011: Conferencia de Ken Schwaber sobre Scrum al personal de Google; 5 de Sept. de 2006. En inglés, por supuesto.

Fuentes bibliográficas secundarias

  • Peopleware – Productive Projects and Teams, Tom deMarco y Timothy Lister. Ya hemos hablado de este libro mucho aquí. Es fundamental para todo buen Gestor de Proyectos. Aunque no lo dice en ningún sitio, estoy completamente seguro de que Ken Schwaber se basa en muchas de las premisas aquí indicadas, sobre todo en la definición del rol ScrumMaster.
  • SW Estimation, Demystifying the Black Art, Steve McConnell. El autor es muy conocido por este y otros libros de Estimación y Gestión de Proyectos. Este libro incluye un buen número de buenas prácticas, en forma de 118 consejos, para realizar estimaciones de tamaño, de esfuerzo, de temporización y de funcionalidad en los proyectos.