Historias de la puta crisis

logo-mr-monopolyEn estos tiempos de bajuno crecimiento y en impaciente espera de lo que se nos viene encima, el día a día nos descubre insólitos hechos que a uno le dejan cara de estupefacción y atontamiento.

Asistimos, impertérritos, a cómo el Gobierno rechazaba la idea de que estábamos entrando en una época de “recesión” hace unos meses, mientras la oposición lanzaba piedras en lugar de ideas para mejorar la situación. Durante meses vivimos una época en la que seguíamos teniendo una economía de “Champion Lí”; ¿ven? el Presidente del Gobierno también es como yo: trasladamos las ideas cotidianas a conceptos futbolísticos; pensamos en “campos de fútbol” como medida unitaria de área en el Sistema Internacional.

Después se empezó a reconocer que había un atisbo de crisis económica mundial, pero que como nuestra economía de Manchester Utd. era estupenda de la muerte no había problema. Porque habíamos hecho los deberes en etapas anteriores. Es obvio que así era, y si no, que se lo pregunten al señor Roca, Julián Muñóz y otros compañeros de mili.

Finalmente se reconoció que, por nuestras particulares circunstancias con el mercado inmobiliario, España se vería afectada de una forma especial. O sea. Pasamos de Champions a Segunda B. Los demás mal, pero nosotros peor. Como siempre.

No se explica ahora, por tanto, cómo es posible que si por fin todos han reconocido, muy a su pesar y a regañadientes que estamos pasando una mala época hagamos concesiones como las que se hacen. No entiendo cómo para reactivar una economía se proporcione liquidez a los bancos cuando se supone que son ellos los primeros que deberían haber previsto esta situación. No tiene sentido que se ayude a los avaros. No tiene sentido que los constructores pongan carita de cordero degollado y vayan a pedir limosna al Gobierno.

No tiene sentido cómo durante estos años anteriores no pudimos destinar esas ingentes cantidades de dinero a investigación de enfermedades y a erradicar el hambre en el mundo y sin embargo lo hemos utilizado para inflar más el globo hasta su punto máximo de expansión. No tiene sentido que nos quejemos cuando hay gente que está mucho peor, aunque al final el pato lo vamos a pagar los mismos, los de siempre, los ciudadanos de a pie. El mercado de obras de arte y de diseño de alta costura no se ha visto perjudicado por la crisis. Esto es fiel reflejo de quién paga las consecuencias.

Una cosa les digo: ahora nos quejamos del Euro, nos quejamos de la Globalización, pero los partidos de izquierdas, los sindicatos y los ecologistas nos venían avisando de esto desde hace mucho tiempo y no quisimos hacerles ni caso. Estos son unos incomprendidos y siempre están con pájaros en la cabeza e ideas utópicas, ¿verdad?; nos avisaron que el Euro aplastaría al obrero, y así ha ocurrido. Nos avisaron de que la Globalización traería problemas, ampliaría la brecha entre ricos y pobres, y ahora nos encontramos con que cada vez queda más patente el hecho de que existen unos ciudadanos de élite que viven a todo tren y el resto les pagamos sus caprichos y soportamos el peso de las fluctuaciones de la economía. Somos el muelle sobre el que se apoyan. Las hostias van para nosotros, vaya.

Para terminar, no entiendo cómo es posible que se gasten 20 millones de euros en una obra de arte que b182f1e9-1a64-968d-590aa80f5354f37bpodría haber construído el albañil de mi pueblo con cuatro paletazos de cemento y yeso al techo. No entiendo que España haga regalos cuando no estamos para regalar, y menos a una organización como la ONU, corrupta y repleta de vagos e incompetentes. No entiendo cómo se puede tener la jeta de destinar un dinero que era para ayuda al desarrollo (vacunas, alimentos) para pagar a un sinvergüenza que se escuda bajo el “yo no sabía nada” y el “no me hablen de política”. Luego somos todos muy progres, y ayudamos al PSOE en las elecciones, como el rebaño de actores y el rebaño de la SGAE. Y cuando se trata de chupar y llenar la saca somos más capitalistas que el tipo del Monopoly. Hipócritas comunistas que viven en el barrio Salamanca de Madrid.

No entiendo cómo España llora si no va a una cumbre de capitalistas en la que no se va a decidir nada útil para el ciudadano, una reunión de peces gordos que justifica un gasto enorme y que el PSOE lleve a cuarentaytantos tíos para representar a nuestro querido país. ¿De verdad era necesaria tanta gente, Sr. Zapatero? ¿O vamos de turistas? ¿De verdad era necesario ir a un hotel de la jet-set para hospedarse? ¿Quién paga la crisis, pues?

Con todos estos hechos, ayudas al capital, abandono total del obrero, al tipo de calle normal, queda patente que el PSOE no es un partido de izquierdas, amigos. No. Es un partido de capitalismo burgués. Un partido al estilo norteamericano. Un partido de derechas. Señores del PSOE: pueden meterse la ‘O’ por donde les quepa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s