Sobre la novela policíaca (reeditado)

Hace no mucho leí El Código da Vinci, de Dan Brown, y debo confesar que me gustó, pero creo que no es para tanto; las novelas de Pérez Reverte no tienen, ni mucho menos, nada que envidiar al Código de Marras. No es más que una trama policíaca bastante bien trabada, con capítulos breves en los cuales las escenas y los distintos hilos argumentales van turnándose a lo largo de la obra, de manera que atrae la atención y la curiosidad del lector por ver qué ocurrirá en el próximo capítulo, pero la idea no es nueva, ni mucho menos.

Supongo que el éxito de la obra se deberá, posiblemente, a la polémica y todo el revuelo despertado en torno a la Iglesia, y viendo la trayectoria que a seguido su autor desde entonces parece que levantar polémica vende, incluso en el mundo literario; por otro lado, y a raíz de todo esto han surgido un montón de títulos con referencias a la iglesia, las Cruzadas, los misterios de Cristo o cualquier cosa con tal de atraer la atención del lector. La idea es clara: el título tiene que ser cautivador.

La novela policíaca se caracteriza, por lo menos bajo mi punto de vista, por tener un argumento muy similar al de un guión cinematográfico; es fácil imaginarse cómo llevar este tipo de novelas al cine.

A veces es difícil innovar incluso en las obras de uno mismo: si alguien ha tenido ocasión de leer “El Club Dumas” y “La Carta Esférica”, ambas de A. Pérez Reverte, a quien a pesar de lo que pueda decir en estas líneas es mi autor favorito, verá dos tramas muy similares: en ambas el protagonista es un hombre de mediana edad, de aspecto desaliñado y vida anodina, que sin comerlo ni beberlo se ve involucrado en una situación que quizá le viene demasiado grande, y en la cual se siente una mera comparsa del juego que dirigen otros. También aparece una mujer misteriosa, rica y cachondísima a la cual se acaba trajinando el protagonista.

Algo que no me gusta de sus obras es el barroquismo de sus descripciones: parece que da igual cómo, la cuestión es rellenar 500 páginas de novela sea como sea, y si no se nos ocurre nada más, pues me pongo a describir un paisaje, una ciudad o mejor aún, las paranoias que circulan en la retorcida mente del protagonista, con el cual en ocasiones incluso me identifico.

Quizá por el asunto de la sobrecarga de páginas me gusta más “La Tabla de Flandes”; además la protagonista es una mujer, el tema central es el ajedrez y el asesino al final resulta ser bastante inesperado, además de establecer una analogía entre la vida real y una partida de ajedrez que, bajo mi humilde punto de vista es exquisita.

En cualquier caso, recomiendo su lectura a cualquiera que le guste el misterio y los rompecabezas, pues tanto con La Tabla de Flandes como con El Club Dumas le puedo garantizar que disfrutará. Y no necesitan levantar ninguna polémica para vender más libros; se venden por sí solos, porque estas sí que marcan realmente un estilo propio, creo yo.

Volviendo al tema de la obra de Dan Brown, recientemente han surgido atisbos de seguidores de la idea fundamental, como ocurre en “La Biblia de Barro”, de Julia Navarro, que adelanto que aún no he leído, por lo que no puedo dar un juicio objetivo de la obra, pero que ha caído en mis manos y he leído la sinapsis de la tapa trasera, y en cuanto disponga de tiempo suficiente (y ganas de seguir pegado leyendo un libro después de un día de trabajo frente a los apuntes, libros de texto y el ordenador) prometo leerlo.
Este libro trata de Abraham, las lenguas de Babel y el Diluvio Universal, todo ello mezclado con asesinatos y misterio. Vamos, que más de lo mismo, parece.

Si un día de estos me da por leerlo y a alguien le interesa, le comentaré lo que me ha parecido. También si alguien discrepa de mis gustos literarios o tiene una opinión diferente de la que yo tengo me gustaría que dejara su punto de vista. Y saliendo del tema de la novela policíaca, me gustaría leer también “Los pilares de la Tierra” y las nuevas que ha ido sacando el mismo autor, así que si alguien lo ha leído y me puede dar su opinión, también le estaré agradecido.

Un pensamiento en “Sobre la novela policíaca (reeditado)

  1. Pingback: Dan Brown | Sobre la novela policíaca (reeditado)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s