Las cadenas de e-mails por una causa justa (reeditado)

El otro día un@ amig@ (no pienso decir nada de ella… ¡ups!) me envió un e-mail muy interesante acerca de proteger un par de glaciares de Chile. No doy más detalles porque esta cuestión no es relevante; ya saben a qué tipo de e-mails me refiero y seguramente alguna vez hayan recibido alguno.

El asunto verdaderamente importante, del cual pretendo tratar aquí es acerca de cómo ciertas empresas se aprovechan de la buena fé de las personas. No pretendo contar aquí nada de los mensajes estúpidos sobre sectas cristianas, gatos embotellados, “eres un amigo genial”, y estupideces de similar calibre. Mi intención es ceñirme solamente a esos e-mails que nos presentan una causa socialmente justa, de la que no conocemos la fuente y que nos piden, a modo de firma, dejar nuestros datos en una lista en la que, curiosamente, ya ha firmado mucha gente.

Seguramente haya causas justas en algunos de estos e-mails; una vez me llegó uno de la sociedad protectora de animales, donde se me presentaba UN VÍNCULO A LA PÁGINA OFICIAL; de manera que no dejaba mis datos en el mail sino que rellenaba un formulario de una página cuya URL tenía una información significativa acerca del sitio donde me encontraba y donde el sitio web estaba dotado de una sección de Ley de Protección de Datos; etc. Esto ya es otra cosa; pero aún así a veces es mejor no fiarse.

Por otro lado, y es aquí donde pretendo llegar, existen e-mails anónimos (y digo anónimos porque ni dios conoce al tío que le dio por enviarlo) donde ni siquiera se molestan en ofrecerte un hipervínculo a una página donde se ofrezca una mayor información acerca de la noticia o asunto, donde también se pide que listes tu nombre (a veces incluso el DNI) etc, etc.
Debemos evitar contestar y reenviar este tipo de e-mails. Normalmente lo único que pretenden es recolectar direcciones de e-mail para enviárselas a una empresa de publicidad y luego bombardear nuestras cuentas de correo con spam y fishing. Así de simple. ¿De qué nos sorprende? ¿Alguien piensa aún que este dichoso mundo se mueve por causas justas?

Para los románticos soñadores que aún piensan que un mundo mejor aún es posible, y que existe realmente gente que se mueve por buenas acciones (al menos alguna vez en su vida le da por ahí), he de señalar que no todos los correos de este tipo son “malignos”. Como ejemplo, una vez me llegó un e-mail instándome a apagar la luz un citado día entre las 19:55h y las 20:00h con la intención de ahorrar luz en toda Europa (parece que la idea viene de Francia).
Esta mañana, mientras desayunaba, escuché en la radio que la propuesta existía, así que lo que por ahí circulaba es cierto. Aún así, ¿por qué no dar muestras de la veracidad de la intención incluyendo un hipervínculo a una página donde se de más información? Así, al menos, sería algo más creíble…

Un pensamiento en “Las cadenas de e-mails por una causa justa (reeditado)

  1. Pingback: ¿De dónde sale tanto virus? (reeditado) « Realizando la idealidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s