House-lipollas (reeditado)

HOUSE M.D.

Es un fenómeno social, no cabe ninguna duda. Es la nueva moda. Sus gestos, sus frases, y su forma de pensar nos ha encandilado a todos. Y ahora todos nos queremos parecer un poquito a él, porque a pesar de ser un tullido, un solitario, a veces cutre… es nuestro héroe. Todos. Yo me incluyo, qué se piensan, si me he dejado algo de barba en plan descuidado es en parte por su culpa. Fíjense, una autocrítica, después de criticar a medio mundo ya me tocaba, ¿no?

Y todos queremos y creemos ser un poco como él… creemos que pensamos como él, nos queremos parecer a él… somos unos “House-lipollas”, ¿porque… no creen que es un poco patético?

Aun así me alegro de que un tipo sea un modelo a seguir por sus inteligentes comentarios y no por su cara bonita, por las pelis que hace o por el dinero que tiene o los anuncios que protagoniza. Qué quieren que les diga. En cierto modo me ha enseñado cosas (¿por qué no decirlo? ¡uy, televisión educativa!) y espero que esta ‘moda’ perdure en el tiempo; al menos su forma de pensar; espero que su carácter no, porque entonces seremos todos unos bordes amargados…

Chapó a la serie, sí señor: entretiene y educa, porque si no es por House… ¿quién hubiera oído hablar alguna vez del Lupus Eritematoso Sistémico? Un saludo a todos los House-lipollas como yo.

Anuncios

¿De dónde sale tanto virus? (reeditado)

¿Nadie se ha preguntado esto alguna vez? ¿En serio? Yo muchas. No tengo muchas tablas en el asunto, pero sí tengo una conjetura, porque ¿cómo es posible que cada día salgan más y más virus? De acuerdo que para Windows es muy fácil, no así para Linux, pero… ¿qué utilidad puede tener fastidiar el pecé de un pobre usuario de a pie, cuyos ficheros más altamente confidenciales son las fotos del verano pasado en Torrevieja? ¿No creen que algo falla aquí?

Que sepan que la ÚNICA utilidad que puede tener su pecé para un atacante es usarlo de pasarela para realizar un ataque más serio a una organización, ocultándose bajo su dirección IP (el DNI del ordenador cuando se conecta a la Red, para que me entiendan). Eso o fastidiar a algún amigo, enemigo… cualquiera podría hacerlo. ¿Creen que alguien puede hacerse famoso realmente por bombardear cuentas con spam? Salvo casos sonados… creo que no. Pero no quería hablar de spam, puesto que ahí está muy claro que son empresas con fines fraudulentos los que se dedican a ello, como ya hablé alguna vez anterior (Las cadenas de e-mails por una causa justa), de recopilar listas de correo para realizar spamming o lo que es peor: fishing.

De lo que quería hablar era de los virus. Bien, como decía, no tiene ninguna utilidad ni hay ninguna gloria en fastidiar a alguien para que tenga que formatear su pecé, perder datos… NINGUNA, salvo realizar un ataque serio a un servidor potente. Si esto es así, ¿por qué hay tantos virus? Y aquí viene mi conjetura: yo creo que los virus los crean las empresas de antivirus, para fastidiarnos y pudrir nuestro pecé, para que nuestra conciencia diga: ¿ves? si hubieras tenido un antivirus debidamente actualizado no te hubiera pasado esto. ¿Verdad que todo cuadra así mejor? ¿Verdad que a estos sí que les podría interesar que perdamos nuestras fotos de Torrevieja?

Lo que yo propongo es lo siguiente: instalen Linux. Con Windows las cosas son muy fáciles y no me extrañaría que Microsoft se lleve un tanto por ciento de las ganancias de las empresas de antivirus a cambio de hacer chapuzas que luego vende bajo el nombre de “Sistemas Operativos”.
Usen Linux. A ver si estas empresas son tan valientes para penetrar sus sistemas de seguridad. Un virus es prácticamente inútil en Linux, para que me entiendan.

Tampoco quiero engañarles: nada es impenetrable: se puede hackear, desde luego, pero es más complicado, mucho más, se necesita más experiencia (desde luego un niño de 15 años friki les aseguro que no podrá romperlo; se necesita la debida preparación). Ahora bien, usen Linux pero configúrenlo correctamente; jamás se fíen de las opciones por defecto bajo ninguna circunstancia.

Existen montones de libros, manuales web… etc. Si quieren, les facilito unos cuantos, y si quieren que se lo haga yo, les cobraré gustosamente ;-). Les saldrá muchísimo mas barato que los disgustos de perder información por virus, actualizar antivirus… etc.

La era de la des-información (reeditado)

Sí amigos. En una época en el que todo el mundo tiene televisión, radio, Internet, teléfono, móvil, portátil, PC, iPod, PDA, PSP, P2P, jklm…. estamos peor informados que nunca. ¿Cómo se explica sino que las noticias varíen tanto dependiendo del medio al que uno acuda?

Y no vean hasta qué punto, oigan. Decían de los informativos de Urdaci. No recuerdo muy bien los informativos de ese tipo serio, adusto, feíllo… pero creo que sinceramente la televisión no es el medio más manipulado; se nota en los informativos de Antena 3 un saborcillo a PP; en Telecinco, que años atrás era casi comunista ahora tira un pelín al PP también, y bueno, también está la televisión pública, que tenga los números de sus cuentas rojos o ya color púrpura-asfixia siempre será del color del Gobierno.
Como la tele de Hugo Chávez, pero un poco más sublime y menos patente. Luego está TeleMadrid, la tele de Doña Espe; este es un caso sonado de manipulación, aunque en ocasiones hablan de cosas con sentido.

Pero si vamos a la radio la cosa se pone más interesante. Tenemos el programa “Hora Catorce”, de la cadena SER, en la cual no sólo las noticias están manipuladas por reporteros sino que además disfrutaremos de la opinión personal del presentador sobre las noticias que pasan. Y digo yo: ¿qué coño me importa a mí la opinión de un mocoso de la radio? ¡Limítate a dar las noticias! Es algo que me cabrea mucho, porque no creo que dar la opinión del presentador responda a NINGUNA de las W famosas del periodista (what, where, why, …). ¿Cuál de las uves-dobles responde a: doy mi opinión y así establezco una complicidad con los que piensan igual que yo y el resto que se joda, porque para eso tengo el micrófono entre los dedos y para eso está la libertad de expresión, digo yo?

Tío, si quieres decir lo que piensas… escribe una columna en algún periódico, manifiéstate, vocea por las calles… pero no en las noticias, sé un poco profesional…
Y hablando de poco profesionales… tenemos a Losantos. Qué genio. Y no es el único, en la COPE tenemos un bonito surtido de programas colosalmente manipulados. Como “Hora Catorce” sólo que “Horas: 24” (está bien, no cuento más chistes malos ya).

Y de los periódicos es mejor no hablar: todos sabemos que El País es de izquierdas, el Mundo es de derechas y La Razón (el diario de Ansón, como diría Wyoming) y ABC son de derechas.
Qué lástima. Así que yo me limito al Marca, el AS (qué quieren, soy del Madrid, de mi Pucela y desde hace un tiempo, del Getafe por méritos propios) y si quiero conocer noticias más objetivas me voy al 20 Minutos, que es un diario genial y gratuito (con lo que nos mola a los informáticos las licencias GNU y el freeware), y si quiero estar al día de cosas que me interesan visito Barrapunto.

Porque esa es otra: los diarios electrónicos, igualmente manipulados: “Libertad Digital“, que resulta que es de la COPE, o de Losantos, imagínense ustedes la gracia del mensajito. Los de izquierdas no se rían, que El País señala debajo de su título: “El diario independiente de la mañana“. Hilarante. Hombre, es una buena manera de comenzar el día: comprarte el País, leer el titulillo de marras y asoma en tu cara una mueca irónica.

Y como todos estamos hartos de la manipulación informativa y no somos tontos, salen nuevos periódicos que se tildan de independientes (ninguno de ellos lo son). Hay más periodicuchos, en papel y electrónicos, de cuyo nombre no quiero acordarme ni conozco, ¡mejor! (Ahí está Público, el nuevo diario de ZP, lo nunca visto en manipulación, salvo en Italia y en Venezuela, claro está).

Y es que la comunicación otorga muchos poderes, desde hace mucho a estos días. Y si no, ahí tienen a los  Polanco, los Soprano o los Corleone de España.

También tenemos chaqueteros, con políticos como Piqué, periodistas-que-no-lo-son, con periodistas como Sánchez Dragó, escudados en el dicho aquel de “quien con 20 no es de izquierdas no tiene corazón y quien con 40 no es de derechas no tiene cabeza“. Tremenda gilipollez. Uno tendrá sus ideas y punto, y si cambia de opinión es o porque le interesa o porque ni tiene corazón ni tiene cabeza ni dios que lo fundó.

Para finalizar, alguien dijo que para estar uno bien informado debería leer un periódico de izquierdas y otro de derechas y contrastar. Bien, yo postulo que si uno hace eso acabará por no enterarse de nada y ponerse de mala leche. Lean 20 minutos; al menos éste les hará pasar un buen rato.

Cine épico: 300 (reeditado)

El domingo fui a ver la peli de 300. Jo, qué pasada. Mis manos estuvieron durante toda la película sudando a más no poder a causa de la emoción. La escenografía es genial, totalmente artístico, sublime, los efectos están muy bien traídos, no hay un abuso de los mismos innecesariamente, como en otras películas. A pesar de estar traído de un cómic y tener puntos de fantasía (Jerjes I es… todo un poema verlo, y los monstruos que aparecen son claramente ficticios) el resto es muy real, y tiene un trasfondo humano muy importante. Si uno es capaz de ver más allá no verá siquiera a los espartanos como héroes benevolentes, pues si bien son muy valientes también son arrogantes, guerreros y bastante psicópatas, pues frivolizan con la sangre y la muerte de una manera que sólo una civilización claramente orientada a la guerra podría hacerlo. No se elude la violencia en la batalla, como es de esperar, y aunque alguien puede opinar que es abusivo es innegable que toda batalla es brutal, y en la antigüedad donde el combate era cuerpo a cuerpo y a machetazos las batallas debieron ser poco menos que auténticas carnicerías.

El personaje de la reina es espectacular: es una mujer bella, preciosa, pero además consejera de Leónidas, el cual la respeta, la ama y la adora; es una mujer con carácter (con un par bien puesto); es una mujer, en cierto modo, de hoy. Cuando acuden los emisarios persas a Esparta ella desea intervenir en una conversación “vetada a hombres”, lo cual el emisario repudia y Leónidas acepta y concede. Gorgo (así se llama la reina, que vaya nombre también tenía la pájara) es el hombro sobre el cual llora Leónidas, la confidente… realmente Frank Miller idealizó la relación de estos dos lo que para mí constituye la pareja ideal, al menos en cuanto a lo tocante a su relación sentimental, se entiende.

La escena del oráculo es sencillamente impresionante; no creo que haya nada parecido en el cine; la fusión entre los vestidos del oráculo con los vapores levantados por el incienso (véase opio o cualquier otra sustancia alucinógena) es bellísimo.

No sé, me esperé una peli mala, de acción salvaje (y realmente tiene un ritmo trepidante), efectos sin sentido y patadas a los libros de Historia. En su lugar me encontré… una obra maestra, bajo mi humilde punto de vista.

Después de Sin City no esperaba otra cosa de F. Miller: la puesta en escena es muy similar, y confío en que Zack Snyder, el director, haya sido tan fiel al cómic como lo fue Robert Rodríguez en su momento con Sin City.

Los historiadores reconocen que se ha seguido muy bien la historia real del suceso, aunque la representación de los persas está bastante desdibujada (comprendo las críticas del pueblo Iraní), pues se los tilda de salvajes, asesinos y crueles cuando posiblemente ambos bandos lo fueron; desde luego todo aquel que impone su poder a base de crear un Imperio o una dictadura tiene los valores de salvaje, asesino y cruel, solamente hay que recordar a los romanos, Alejandro Magno o Gengis Khan, el asesino más sanguinario de la historia, posiblemente más que el mismísimo Hitler.

Yo creo que es una película que como mínimo entretendrá a todo el mundo, así que recomiendo que la veáis, es una apuesta segura; no os juguéis 5€ o 6€ con alguna pelicueja española o similar…

“Se busca Ing. Industrial, Ing. de Telecomunicaciones, Informático” (reeditado)

Sí, sí, tal cual lo ven, esto aparecía en el anuncio de una empresa (de cuyo nombre prefiero no acordarme) que hace tiempo me preseleccionó para una entrevista de trabajo. Por lo visto somos informáticos, pero no ingenieros. ¿Qué bobada, verdad? Un detalle sin mayor importancia, a no ser que uno sea un tiquismiquis… Esto me da pie a entrar en un tema del que tenía ya ganas de hablar: los ingenieros informáticos en este país.

La cosa no es tan tonta como parece. En este país aún no se nos considera con el mismo respeto y dedicación que en otros países. No se nos trata como a ingenieros (me refiero, claro está, principalmente, a las empresas). ¿No es cierto que el sector de las nuevas tecnologías (TIC, que agrupa a Teleñecos, Electroñecos e Informatiñecos) es el sector más prometedor y con mayor proyección de futuro de cualquier país? ¿Y no es igualmente cierto que de las áres que cubren las TIC la porción con más demanda y mayor futuro es la Informática? ¿Y por qué no se nos trata con ese valor que nos merecemos?

Qué bobada, dirán. Repito: no es una tontería. No es una tontería que un teleco sea un ingeniero, un electrónico sea un ingeniero, y sin embargo un informático es… “el chico de los ordenadores”.

– Nene, ven aquí, que la impresora no me va.

Y esto no es lo peor; lo peor es el intrusismo. No es lo peor ser el “chico de los ordenadores”; lo peor es que ese chico puede ser desde el chavalillo que se lee los folletos de la PC City y se compra todas las semanas la Computer Hoy hasta el susodicho Ing. en Telecomunicaciones… Es decir: lo peor es que nos quitan el trabajo. Muchas empresas tienen en su plantilla a telecos, electrónicos e industriales haciendo nuestro trabajo. Por no hablar de nuestros propios profesores: todos licenciados en Físicas con un doctorado en Informática. Al menos estos se lo han currado; claro, como es una ciencia joven (unos 20 ó 30 años) había que suplir la demanda de alguna manera y se han sacado un doctorado.

No tengo nada en contra de telecos ni electrónicos, pero señores de RR.HH., por favor, zapatero a tus zapatos: un electricista realizará conexiones de corriente como nadie, un fontanero te instalará la calefacción y las tuberías de casa, un albañil te levantará un tabique… y un ingeniero informático será el más adecuado para desarrollar software (dirección, planificación, análisis, diseño e implementación, aunque esta es una labor más vanal), vamos, digo yo.

Y aquí no acaba todo. Con el plan de Bolonia que viene las cosas pintan peor. Quieren rebajarnos el grado. Es insoportable estudiar 5 o 6 o… más años de carrera y que no tengas el mismo trato que el resto, y encima te quiten el trabajo. A través de la plataforma Ingenieros de Primera (http://www.ingenierosdeprimera.com) tratamos de solucionar este problema, y si no lo conseguimos… iremos a la calle, que está muy de moda. Hasta que nos oiga este Gobierno, o el que viene, o los que sean.

Somos ingenieros igual que cualquier otro, hacemos nuestro trabajo mejor que nadie, porque para eso tenemos la formación que hemos recibido; no podemos poner a otro haciendo nuestro trabajo, del mismo modo que nosotros no podemos diseñar casas ni operar pacientes porque… así sería el resultado. Imagínense a ingenieros de otras especialidades diseñando bases de datos de hospitales, militares, o de la NASA. Qué peligro. Pero es normal, no es lo suyo. Lo suyo son… otras cosas. Fíjense si somos ingenieros, que tenemos hasta 4 asignaturas (2 en la técnica y 2 más en la superior) que se llaman precisamente así: Ingeniería del Software. Ahora bien, díganme ustedes, busquen en los planes de estudios de cualquier otra carrera a ver si tienen UNA SOLA asignatura que tenga la denominación de “ingeniería”. ¿Somos, pues, ingenieros? Más que nadie, pues el hecho de ser una ciencia joven nos ha permitido aprender de todas las demás y tratar de mejorar sus técnicas.

Así que, señores empresarios, gobernantes… un poco más de respeto para nuestros técnicos FP, nuestros ingenieros técnicos y nuestros ingenieros superiores en INFORMÁTICA. Que somos unos profesionales altamente cualificados para realizar lo que es nuestro, y además lo hacemos muy bien y con entusiasmo por hacer progresar a este país.

¿PC o portátil? (reeditado)

Tengo un portátil desde hace dos años y medio aproximadamente, y hasta que no se me rompió casi definitivamente mi viejo PC sólo lo usé para desarrollar mi proyecto y jugar al Sacred. Pero cuando mi PC pasó a mejor vida tuve que hacer hueco en la mesa, poner el portátil… y acostumbrarme a trabajar con él de una forma más cotidiana. Y qué quieren que les diga; estoy encantado. Además, hace un año y medio formateé y me instalé un linux Xubuntu que me funciona que es una maravilla y me trata al portátil con un cariño que da gusto.

De manera que a continuación expondré las ventajas (e inconvenientes) que, a mi humilde juicio, presenta un portátil con respecto a un pecé:

Ventajas:

Espacio vital. El monitor, la torre, el teclado, el ratón… ¡dios mío! Si vieran lo que mi escritorio era antes y lo que es ahora… puedo apilar libros, dejar cosas encima de la mesa… una maravilla. Y si cierras el portátil… no digamos. Es como un libro más, oiga.

Portabilidad. Bueno; esto es por pura definición de ordenador “portátil”. Es muy cómodo poder llevar todo tu entorno de trabajo (tu caja de herramientas, en caso de ser un informático, e incluso si no lo eres) a donde quiera que vayas. Y no hablemos de los equipos extraplanos y ultraligeros…

Mayor aprovechamiento de las redes inalámbricas. Esto es un poco consecuencia de lo anterior; el futuro de las redes de ordenadores está en las redes inalámbricas, y no hace falta ser muy espabilado para percatarse de que un PC no se va a beneficiar mucho de este avance tecnológico. Es muy cómodo desplazarte a cualquier sitio (seamos optimistas y pensemos que en cualquier sitio hay cobertura) y poder conectarte a Internet, o robársela a un vecino (esto ya es más común) …

Protección frente a fallos en la alimentación. Es un problema muy grave si cuando estamos trabajando con el ordenador (sobre todo si estamos formateando o realizando pesadas operaciones de lectura/escritura en disco) se va la luz en casa. Las consecuencias pueden ser desde un estado inconsistente de los ficheros, pérdida de datos… hasta lo peor: un head-crash o aterrizaje de los cabezales del lector del disco sobre la superficie del mismo, lo cual dejaría el disco inutilizable por siempre jamás. Con un portátil no tenemos este problema, pues su batería autónoma actuaría como el generador que utilizan los servidores (¡fíjense, estoy comparando a un simple portátil con un servidor!), de manera que jamás tendremos este problema. Además, el tener la batería siempre conectada al portátil nos protegerá de los posibles picos de tensión que nuestro equipo reciba de la fuente de corriente y que podría quemar nuestro aparatito.

Casi equivalente capacidad de cómputo con respecto a un pecé. La tendencia actual de desarrollo de portátiles avanza hasta tal punto de que en no mucho tiempo se alcanzarán las prestaciones de un pecé cualquiera.

Mamá, mamá; ¡sin cables! Estamos hartos de saturar las mesas de cables que sólo acumulan polvo, enredos y poca movilidad. Con un portátil se puede trabajar perfectamente sin ni un solo cable; al menos hasta que se acabe la batería; actualmente existen en el mercado baterías de última generación que dotan a los portátiles de una autonomía de ¡hasta 9 horas! Por lo demás, les reto a pensar que se necesite un sólo cable: altavoces integrados; raton táctil, conexión wifi… lo único si en un momento puntual deseamos imprimir algo.

Fujitsu en la sala: Esto es importante para la salud, los nervios y el estrés. Yo, que necesito tener el ordenador permanentemente encendido es un alivio no escuchar el run-rún de los ventiladores de la alimentación y la placa base del pecé. Los ventiladores del portátil hacen menos ruido; al no existir una torre mayormente hueca, la resonancia es menor. Normalmente no hacen nada de ruido; cuando se calienta un poco y se pone en marcha el ventilador, tan solo se percibe una leve brisa…

Inconvenientes:

Menor capacidad de procesamiento. Como ya he señalado antes, hoy por hoy un pecé es más potente que un portátil; esto no es una mala noticia, pues con un portátil se puede navegar y trabajar perfectamente, e incluso jugar a muchos juegos de ordenador; pero claro, el listón siempre lo ponen los juegos… velocidades gráficas brutales etc. Lo que es para trabajar (ofimática, internet, desarrollo…) un portátil cubre las necesidades de cualquier usuario. Además la evolución de la tecnología (Core Duo es un ejemplo) sugiere que en no mucho tiempo (¿3 años?) un portátil será tan potente o más que un pecé. De momento el rendimiento es más que suficiente.

Mayor fragilidad. Vale, esto es totalmente cierto, inherente a la naturaleza del aparato. Hay que tener más cuidado con la pantalla, con el teclado, con sobrecalentamientos si se tiene en funcionamiento durante períodos excesivamente largos… (pienso que un portátil no es para tenerlo encendido las 24 horas del día descargando del eMule), pero sí que permite un buen número de horas encendido, siempre que se vigile que no se caliente mucho. Por otra parte los golpes a la hora de transportarlo… pero bueno, cuando hemos llevado nuestro pecé a reparar también podía recibir golpes, ¿no?
Finalmente hay un detalle que a mi personalmente no me gusta mucho: las unidades de cd de los portátiles. Las veo algo frágiles, con la lente expuesta al polvo, un dispositivo que es eminentemente mecánico más que electrónico… me da poca confianza, la verdad.

A pesar de todo ello, cada uno que evalúe lo que más le interese; yo, por mi parte me quedo con mi portátil, y no creo, de hecho, que me vuelva a comprar un pecé…

Consejos prácticos para vuestros pecés (reeditado)

Debido a la tormenta de solicitudes de limpiar PC’s que a todo informático le llegan de sus vecinos, amigos, amigas, amigos de amigos, amigas de amigos de amigas… y dado que ninguno de nosotros suele ver un duro por estos “favores”, he decidido publicar unos pequeños consejos para que, ya que no cobro, al menos seáis más autosuficientes.

Lo primero: el sistema operativo. Todos tenéis Windows. Esto es más o menos discutible, sobre todo dependiendo de vuestra versión de Windows. Solamente son relativamente seguros Windows 2000 y Windows 2003 Server. Aceptable, pero poco, Windows XP. El resto nada. Desechable. Los que tengáis Vista, podéis irlo tirando por la ventana.

Lo segundo y fundamental: el navegador web. Más que todo. iExplorer terminantemente prohibido. Es un coladero de spy-ware y mal-ware de todo tipo. Ralentizará vuestro ordenador, os hará la puñeta cerrando navegadores cuando le parece e inundará vuestra ventana de pop-ups. Solución: cualquier otro, preferentemente Firefox. Si queréis ver las razones por las cuales recomiendo encarecidamente el uso de este navegador PARA TODO, buscad otra publicación en este blog titulada ¿Firefox o iExplorer?

Anti spy-ware: Ad-aware. El que más confianza me ofrece. Otros hacen unos exámenes demasiado exhaustivos, detectan todo como malo (lo cual es peligroso)… etc. El desempeño de este software lo hace muy recomendable.

Firewall: Kerio Sunbelt Firewall. Tiene muchas opciones configurables y merece la pena echarle un vistazo a todas ellas. Si tenéis alguna duda, no dudéis en contactar conmigo, os ayudaré encantado, pues prefiero este tipo de dudas que al menos demuestran interés que venirme con un pecé roto sin haberos preocupado del porqué.

Antivirus: si tenéis los dos programas antes mencionados, un anti-virus no se hace tan necesario; pero si por si acaso queréis blindar un poco más vuestro PC: AVG Free Edition. Es gratuíto. No da la coña con bloqueos de programas cada poco y sin embargo está bastante alerta. Las actualizaciones diarias son fundamentales.

Esto es todo. Una nota final para los valientes: linux es gratuíto. Si decidís instalar linux os ahorraréis todos estos programas, porque no son necesarios. Linux es un sistema operativo bien construido, en él se tuvo en cuenta desde el principio las cuestiones relativas a la seguridad; es, por tanto, algo serio y no un juguete. Incluye ya un firewall, es lo único. Y ahora no tenéis excusa, las últimas versiones de Debian (Ubuntu en sus diversos sabores), que podéis descargar desde la Web (yo tengo XUbuntu) son muy fáciles de manejar y muy parecidas a Windows. De nuevo si tenéis algún problema no dudéis en consultarme, me parecería estupendo que un no-informático (o incluso no-ingeniero) se atreviera con Linux. Ya no es para tanto como hace unos años. De hecho, he configurado una cuenta en XUbuntu a mis padres para que consulten los diarios on-line, sin tener ellos ni idea de manejar un ordenador, ni prácticamente un teléfono móvil.

Para mí, la solución ideal está en utilizar dos particiones: una para Windows (preferentemente 2000) con todo el software que os he comentado, y otra partición para Linux. Así comparáis y opináis. Algún día, más adelante, hablaré más largo y tendido sobre Linux. Pero la cuestión es que si seguís estos consejos no tendréis que formatear por cuestiones de virus JAMÁS. O al menos en un tiempo superior a 2 años, también depende del uso que hagáis de vuestro PC, los programas que instaléis… a veces el peor enemigo de un computador es su propio usuario… o el propio Windows, y sus maravillosas actualizaciones automáticas.

¡Suerte!